miércoles, noviembre 22, 2006

Revolución de los Pingüinos



...¿Por qué me impones lo que sabes
si quiero yo aprender lo desconocido
y ser fuerte
en mi propio descubrimiento?...

Con este extracto de la plegaria del estudiante de Ernesto Maturana es como quiero comenzar el articulo acerca de los innumerables sucesos producidos en estos dos últimos meses en el ámbito estudiantil. Si bien, es cierto, que el tema ha sido portada para muchos diarios y revistas en el país, nadie se ha puesto a analizar profundamente el punto de origen exacto en que se produjo el levantamiento de los secundarios.
El Hombre es un ser incompleto, que nace Hombre ,pero que necesita formarse como ser humano y eso se logra con la llamada educación, un derecho fundamental universal según las Naciones Unidas y un seudo derecho constitucional en nuestro país según la Carta Fundamental de 1980.
La educación que se nos a otorgado es la que ha permitido fundamentalmente la creación de lo que somos hoy, de lo que llamamos cultura y de lo que seremos en un futuro cercano y eso es lo que precisamente en la actualidad está fallando y lo que provoco la ira de una multitud de jóvenes estudiantes, seres humanos en formación que dejaron de creer en lo que los adultos , según ellos, ya formados en la cultura pretendían de educación, cansados del gobierno alzaron las voces y se manifestaron ante el mundo.
Dieron a conocer sus deseos de ser humanos, se rebelaron en contra de los que creyeron que
su realidad era la única, que todo estaba echo
y no lograron ver más que el paradigma de su mente, pidieron mas, mas calidad educacional, salio a relucir emoción mezclada con racionalidad y exigieron que no se les creara el mundo sino que solo se les dieran las bases para poder reflexionar sobre las enseñanzas recibidas y poder seguir sobreviviendo. Sacaron su parte posmoderna...

...”Dime que yo tejeré sobre tu historia; muéstrate para que yo pueda pararme
sobre tus hombros.
Rebélate para que desde ti pueda yo
Ser y hacer lo distinto; yo tomare de ti lo superfluo no las verdad que mata y congela
Yo tomare tu ignorancia
Para construir mi inocencia...”
La educación siempre ha estado desde la formación de la sociedad, antiguamente eran las madres y adultos de comunidades y pueblos que enseñaban de la “vida misma” los valores, creencias y habilidades requeridas para vivir y reproducir en sus sociedades. Luego, se fundaron las primeras escuelas y colegios al mando de sacerdotes que enseñaban la doctrina de la iglesia en forma autoritaria, más tarde se formaron personas especializadas en la tarea de enseñar, los profesores, que hasta hoy son los actores principales en la formación de seres humanos. Por todo lo anterior me pregunto y agregando que educarse es un derecho fundamental que el estado debe reconocer y garantizar ¿Se le puede dar un valor monetario a la educación? ¿Es un privilegio de clases sociales? ¿Dónde está la diferencia para elegir cual es ser humano y cual no? La educación recibida por el hombre, debe ser de calida e igualitaria para todo el que la requiera solo así lograremos un mundo mejor.