miércoles, noviembre 22, 2006

La Cultura Light



Durante la potmodernidad, comienza a surgir la denominada cultura “light”, “de la imagen o del simulacro” en donde “el hombre adulto y razonablemente instruido no es un creyente o un incrédulo, sino que se despreocupa de tales cuestiones”. En este tiempo los valores sociales se nutren más de una estética que de una ética. “Una estética cualquiera justifica una ética consecuente, y no al revés. Es decir, que debemos vivir como parecemos tanto o más que parecer como vivimos”.
De este modo, el consumismo se instala cómodamente en el estilo de vida fácil y ligero del posmodernista, caracterizado por su pensamiento débil. “Lo que hoy pienso y siento, no se si lo mantendré mañana”. Como en un supermercado, cada cual elige, en el momento, lo que le apetece, sin temor a la incoherencia y sin pretender refutar nada. La razón desencantada es ya tan flaca que ha perdido la fuerza de la razón para romperse en mil razones.
Se trata de vivir en el hoy, presente, sin preocuparse de la realidad total imperante, en lo que vendrá después. Esta nueva sociedad “se contenta con la parcialidad que momentáneamente
percibe”, y por ello la masividad de oferta mercantil para aplacar la creciente necesidad de demandas.
El hedonismo de esta etapa se ve reflejado en que el centro de la acción será cada persona como individuo aparte. “Los sentimientos o preferencias de cada uno orientarán la acción, y serán también criterios siempre personales los que juzguen la misma”.
Al hacerse extensiva esta tendencia y al volverse un fenómeno globalizado, las personas privilegiarán masivamente a aquellos lugares facultados para responder a esta necesidad de abstracción y “La ciudad contemporánea es la imagen del funcionamiento abstracto del postmoderno, en el que la libertad del individuo se realiza como “individualización” de estrategias particulares e irrepetibles de acceso al consumo masivo: al espectáculo de los parques de atracciones inmensos, de los estadios y de los conciertos de rock; a las escaleras mecánicas de los modernos rascacielos de vidrio y las puertas giratorias de los bingos. La ciudad postmoderna es una enorme superficie pulimentada en la que se puede patinar hasta el infinito.

2 Comments:

At 6:11 a. m., Blogger Fisicuda said...

http://fisicuda.blogspot.com

 
At 6:14 a. m., Blogger Fisicuda said...

http://fisicuda.blogspot.com

 

Publicar un comentario

<< Home